¿Qué hacer si un vecino fuma en el ascensor?
23206
post-template-default,single,single-post,postid-23206,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive
 

¿Qué hacer si un vecino fuma en el ascensor?

fumar en el ascensor

¿Qué hacer si un vecino fuma en el ascensor?

El eterno debate en torno a dónde se debe y se puede fumar, sigue vigente. El tabaco es un olor característico que no gusta a todo el mundo bien por ser perjudicial o simplemente, por desagrado personal.

A medida que han pasado los años, hemos observado cómo han aumentado cada vez más los lugares en los que no se permite fumar. Bares, discotecas o transporte público han sido los lugares más destacados, pero es cierto que el ascensor es uno de ellos que hay que tener muy en cuenta.

Fumar en la comunidad de vecinos

En algunos edificios, suele ocurrir que un vecino o más de uno, no tienen respeto por los demás vecinos, fumando en diversas zonas comunes. Generalmente, suele indicarse en el interior de las mismas, carteles de “espacio libre de humos” o “por favor, respete los derechos de las personas no fumadoras”. A pesar de ello, hay vecinos que no hacen caso, por lo que es necesario acudir a la ley para atajar el problema.

La ley ampara a los no fumadores

Tras la Ley 42/2010 que cambia a la anterior Ley 28/2005, la prohibición de fumar no existe solo en los ascensores, sino que también se extiende al resto de espacios cerrados de uso común. La Ley, recoge las medidas sanitarias relacionadas con el tabaco y además, desarrolla los espacios privados donde no se permite fumar.

Por un lado, en las zonas de juegos de las comunidades de vecinos. Únicamente se permite fumar en los espacios al aire libre que no estén acostadas como zonas infantiles. Por otra parte, en las zonas comunes de las comunidades de vecinos, solo se permitirá fumar en espacios al aire libre que no estén acotadas como juegos infantiles.

En zonas de piscina de comunidad de vecinos y clubes sociales, solo se podrá fumar en espacios al aire libre que tampoco estén acostados como zonas infantiles. Por otro lado, en pasillos, escaleras, ascensores y portales, está prohibido fumar en todos los espacios cerrados de uso colectivo. Por ello, cuando sabemos que la persona está infringiendo la ley, se le debe hacer saber de forma diplomática mediante el Presidente de la comunidad o el Administrador. En caso de que continúe fumando, la única vía será la denuncia, que se podrá hacer de forma individual.

En este caso, el principal problema es cómo demostrarlo. Para ello, es posible instalar cámaras de seguridad en las zonas comunitarias o el ascensor para así obtener pruebas con las que poder demostrar este hecho. Estas imágenes, tendrán validez legal a la hora de personarse ante un juez y permitirán dar la razón a la comunidad para que así, se consiga atajar el problema.