Cómo puede afectar el calor al funcionamiento de los ascensores exteriores
23438
post-template-default,single,single-post,postid-23438,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive
 

Cómo puede afectar el calor al funcionamiento de los ascensores exteriores

Calor y ascensores, cómo puede afectar

Cómo puede afectar el calor al funcionamiento de los ascensores exteriores

Aunque no es algo común, hay ocasiones en los que los ascensores se instalan en el exterior de los edificios. Este tipo de elevadores los encontramos especialmente en edificios antiguos, en zonas concretas, como pueden ser estaciones de metro, o en negocios donde estéticamente le de un plus al entorno. Lógicamente, al estar en el exterior, estos aparatos están mucho más expuestos al sol, por lo que hay que tomar ciertas precauciones.

Una parte importante de los elevadores de exteriores están hechos de cristal, lo cual favorece el elemento estético del edificio. Sin embargo, cuando el sol pega mucho, estos ascensores alcanzan temperaturas en el interior todavía mayores que los convencionales.

Para ayudar a rebajar la acumulación de calor, una de las medidas recomendadas es la instalación de láminas solares en los cristales exteriores del elevador. Esas láminas tienen la capacidad de absorber una gran cantidad de calor y reflejar los rayos de sol hacia el exterior, reduciendo de manera importante la temperatura y mejorando las condiciones en el interior.

 

La sala de máquinas debe resguardarse también del calor

Una temperatura elevada en la sala de máquina es una razón recurrente para explicar fallos técnicos de los ascensores, que se suelen dar con mayor frecuencia en verano, lógicamente. Aunque es algo que no se suele tener en cuenta, es recomendable tener la sala de máquina a una temperatura que esté entre los 7º y los 32º. Temperaturas más bajas o más elevadas pueden provocar fallos en el ascensor.

Además, la humedad también puede ser un factor que afecte al funcionamiento del elevador. Por eso, tanto la sala de máquinas como el foso del ascensor deben estar en niveles de humedad controlados, que no superen el 80% siempre que se pueda. Las humedades pueden provocar la oxidación de la estructura del aparato, lo que va a influir directamente en el rendimiento del mismo.



WhatsApp chat